Mostrando entradas con la etiqueta Realidades paralelas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Realidades paralelas. Mostrar todas las entradas

domingo, 17 de septiembre de 2017

En el exilio

Nadie me conocía, nadie sabía lo que yo había hecho. Me encontraba en un oasis en medio de la nada, en una playa distante a mi hogar, allá, fuera de mi pasado y presente. Aparté los ojos de mi copa vacía y divisé el mar. Dos féminas se bañaban sin ropa, lucían alegres, eso me hizo cuestionarme "¿de qué escaparán?". Todos allí lo estabamos haciendo, todos habíamos huido a refugiarnos en ese exilio, ¿ellas, de qué lo harían?.

Decidí dejar de divagar. Suspiré para volver en mí, pero como el aire apestaba a hierba no pude hacerlo. Volví a tratar de enfocarme aunque ahora era la música extraña, sin importarles el apasible ronroneo del mar, subían el volumen irrumpiendo el ambiente. También, el constante intento por venderme pulseras me fastidiaba; mi asiento era rígido; la arena irritaba mi piel; y el sol, ahora se sentía como un infierno calcinante: azotando con su furia incluso a través del techo de palma. Cada vez iba agregando más cosas negativas, parecía que cualquier estímulo me molestaba, entonces, caí en cuenta, me pregunté, "¿y si quizás no es el lugar?, tal vez, ser yo mismo es lo que me incomoda".

La idea me mantuvo estático unos minutos. Pasé saliva, enjugué mi frente con una servilleta y me acerqué a la barra para pedir un trago más. Mientras esperaba una de las mujeres que había visto nadando me abordó por la espalda, ¿qué te trae por aquí?, preguntó con voz dulce y un acento francés. Dudé un momento en responderle o en simplemente ignorarla. Volví a suspirar, la miré a los ojos sin reparar en su piel desnuda y le dije altivamente "lo mismo que a ti". En seguida sentí su desprecio y disgusto mas preferí ignorarla, antes de irse dijo algo en su idioma con un tono hostil. Yo, sólo bebí mi licor de un golpe, y salí caminando hacia la orilla del mar en busca de otro lugar...  empatizar con alguien aún me seguía aterrando.

Caminando hacia el exilio sobre la arena a orillas del mar
"En el exilio"

martes, 24 de mayo de 2016

La cita posiblemente mal hecha

"Sí, yo la conocí en persona. Sara era una escritora tan empedernida que diario comía sopita de letras... " Asdrubal Valladares, Mayo 2016, Cuadrante 29/08 de la Vía Láctea.


viernes, 20 de mayo de 2016

La no cierta pero entretenida vida secreta del inigualable señorito Trisha Valladares Lopez, narrada por Sr Sol

La producción fue cancelada, por temas relacionados con el pago de regalías al socio mayoritario...
Foto de niño enojado con traje de negocios
" Trisha Valladares  - Versión hombre de negocios cuadrado"

¡¡Dije sí y ni modo!!
Palabras inmortales del infante...

lunes, 21 de septiembre de 2015

El no rey interracial

Proxeneta diría que no. Padrote, sería deplorable. Veo más bien a mi persona como un líder a seguir, un ente al que culto se le debe rendir. 

No me comunico con palabras, normalmente no les gusta como uso mi lengua con ellas. Su idioma es muy distinto entre sí pero el gemido es igual entre las pieles negras y amarillas. No hablemos del chillido, aunque algunas parecieran aullar, todas se agotan el aire y pierden la voz mientras se privan.

La empatía si la entiendo pero no es algo en lo que crea. Se inclinan hacia mí y ruegan por su causa. Reverencias, postraciones, sumisión. Aún en dialectos yo no cedo y menos en vocablos muertos. Sea sobre el Corán, la Biblia o en la Torá, sus lágrimas que corren la tinta de las escrituras no me logran inmutar.

Si al final cuando las miro desde su sonrisa vertical, yo las veo casi igual. Labios gruesos por encima de delgados, barbas enmarañadas o ausentes, congestiones por saturación de fluidos. No hay más allá de lo descrito, que lo existente fuera del coño es sólo carne y hueso que estorba.


viernes, 30 de enero de 2015

Viejo, nuevo, prestado y azul

Siempre me pierdo mientras imagino cómo sería vestir mi propio dedo corazón. Aunque por la vida que llevo, nadie me toma en serio.

¡Pero qué va! en fin sólo es un viejo sueño ¿no?

Ahora lo que importa es que soy buena fingiendo ser. Anda, dime si cuando me miras no sientes la sangre forjando tu firmeza. Soy todo lo que no harías a tu prometida. Yo soy tu nueva fantasía.

Y justo es tiempo de tus rodillas al suelo poner, muestra respeto a la identidad que tomé prestada. Fija tus ojos en mí, repara en detalles, pues me observas en ese vestido blanco que ella usara en la boda, el cual por cierto aún no debías conocer.

Toca mi cuerpo con tus manos, se agresivo, ve directo pero házmelo arropada. Gírame, ponme en cuatro, expón mis glúteos al aire y cuando comiences a romper mis paredes con tu ariete, arrebata la liga azul que cubre mi pierna. No la querrás sentir más, que al terminar con lo que haremos... la fidelidad ya no te hará sentido.

Liga sexy y azul de vestido de novia para boda
"Liga azul de novia"

domingo, 3 de noviembre de 2013

Muerte de vida en púrpura

Siempre en su hora. La muerte fría arribaba una y otra vez al campo de batalla, la muy suspicaz, refrescante se hacía sentir después del calor de cada vivir. Pálida de rostro y colorada de mejillas, maquillada venía gustosa que hasta portaba su mejor piel.

No retardaba a cumplir su labor. No hacía más que desprenderla del cuerpo que sufría; por mis manos, por mis ansias, por mi sed. La postraba a desvanecer. Sus funciones del ser excluía, en su ausencia, ya sólo era carne y hueso... resultado inanimado, ofrecido en homenaje a mi habilidad corpórea.

Así, entre sonrisas cortantes de suspiros robados era arrebatada de mis brazos, aunque de vez en cuando de entre mis piernas también. Pero lo que la muerte más apetecía era llevarla con quejidos causados por aquel mi objeto, el muy punzocortante, mismo con el que apuñalé indiscriminadamente su vientre.

Todo marchaba, todo andaba como debía, pero el tiempo entrometido comenzó a apresurar, hacía presente cada vez más consecuencias como aquella rigidez de un cuerpo post mortem. Su apuñalado vientre ya dejaba correr bastante vida, ensuciaba mi cuerpo, lubricaba la herida. Sus ojos hundidos y sus labios aún bastante rojos la hacían lucir suspendida en otro plano. Retenida en la brecha entre mirada perdida y la ausencia de luz. La muerte había ganado.

Recostada e inerte frente a mí, su cuerpo sin ánima me hacía observarla. Contemplaba mi calmo trofeo, hasta que… lentamente se comenzó a mover, refutaba su quietud. Obstinado cadáver activo, pensé. Pero extrañamente no me sorprendió su volver, ya nos era un hábito común morir y despertar. Tan empedernida acción que la practicábamos en repetidas ocasiones, algo ya inherente a nuestro lazo afectivo.

De ahí, como inhumanos e incomprendidos fuimos juzgados únicamente porque al mismo instante, la gente solía llamarlo orgasmo. Sin caer en cuenta que para nosotros no lo era así, siempre fue algo más, siempre fue algo, estrechamente ligado a una extensa variedad de pulsiones. Algo fortuito, exacto, adictivo. Algo entendido singularmente por ella y por mí… sin nadie más, sólo perteneciente de ella y yo.


martes, 5 de febrero de 2013

Lágrimas y falta de sueño


Cuando tengo insomnio lloro. Con todas mis fuerzas lo hago, para profundamente quedar sin energías. Pero el único precio a pagar, es la consciencia alterada… reflejada en áspero letargo reclamado por los sueños.

Y por extraño que suene, llorar en mejor. Es mejor comparado a no poder dormir, que en insomnio la mente viaja sin tiempo-espacio. Allá, donde no hay lo que se llama realidad, donde todo juega en tu contra.

Razón perdida con rumbo a la deriva, cobijada entre malos recuerdos e intuiciones poco generosas (habitualmente referidas a ella). Siempre haciendo de mí extraviado, después de un viaje largo o cercano... y no me encuentro, y algunas veces, tampoco regreso.

Qué es la irrealidad sino la percepción contraria a lo real. Después de todo tan contigua a la verdad de esa propia falsedad, donde ambas, proveen la misma validez. ¿Cómo confiar de algo que sólo se fundamenta en percepción? Algo que nos gusta designar, a través de filtros vivenciales.

¿Cómo entregarse?, ¿cómo creer?, ¿cómo discernir?, ¿cómo confiar?... ¿cómo hacerlo?


viernes, 21 de diciembre de 2012

Escrito con cariño

Entre cervezas y risas falsas respiro con dificultad. Necesidades bacías, pobres ambiciones y gustos carentes de singularidad se comparten entre aquellos presentes.

Palabras inciertamente navegan el aire esperando ser convertidas en mensaje. Y si tu mala fortuna intercepta alguna, apreciaras la ausencia de razón en ella. No son más que un modo ruidoso de llamar la atención.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Pero... ¿por qué no puedo poseer una estrella?



“Odio que nadie me crea cuando les digo, que lo que más deseo en este mundo es poseer una estrella." Con esas palabras él finalizó hoy la sesión con Karen, su psicóloga favorita. Cuando se sentía triste la iba a ver, así llevaba más de cuatro meses yendo por contrato a sus servicios pero no había podido olvidarse de la absurda idea. Para esta ocasión, ella le propuso indagara en el por qué de su obsesión...

Entonces el chico llego cabizbajo a su casa, ya obscurecía y como siempre no había nada entretenido en la televisión. Hoy había sido un día pesado, asistió con tres psicólogas a lo largo del día y con todas tuvo que mentir, pues nunca se permitió aceptar la realidad. Aunque mentir lo agotara, decidió que después de tanto tiempo con el mismo problema, ya era hora de que comenzara a buscar respuestas dentro de él, sin importar el cansancio.

Apago la luz de habitación y se recostó en su cama sin siquiera cenar. La relajación poco a poco vino a él, y fue que empezó a enfrentar realmente lo que desde hace mucho no se atrevía. Su primer pensamiento, el cual resultó muy lógico, fue que tal vez, sólo tal vez debería ir a tres sesiones a la semana con una sola psicóloga y a pegarse a ella sin recurrir a otras. Aunque tras pasar unos minutos y pensarlo bien, se dio cuenta que con esas frecuencias seguro muy pronto se iba a quedar sin dinero en la bolsa.

Le fascinaba la vida ostentosa, la solución anterior jamás sería viable. Desecho el pensamiento y siguió con balbuceo durante un rato, hasta dar con el plan de crearse otra obsesión, “ehmm… mejor no” inmediatamente se respondió. No iba a ser solución duradera, por lo tanto necesitaba cambiar sus estrategias radicalmente. Al cabo de varios intentos, ideo otra, raptar a una estrella cuando obscureciera para así poder poseerla…  y sin muchos preámbulos se dio cuenta de los problemas legales que le traería el robar algo de semejante importancia, seguro alguien lo iba a notar.

Perseverante lo intento una y otra vez, y por último pero para nada menos importante, considero fuertemente acudir a terapia por primera vez, es decir; conocía a tres psicólogas, a lo mejor y alguna podría ayudarlo. Siguió pensando un poco más y dijo “No. En realidad no me siento mal con mi sueño, únicamente me he frustrado por no conseguirlo” después de decirse eso se dio cuenta de que por fin estaba feliz con él mismo. Se convenció de que no era malo desear poseer a una estrella porno, otras personas lo hacían. Incluso sus tres clientes psicólogas, se excitaban en demasía al ver videos de dicha estrella con otra mujer.

Suspiró profundamente y después de levantarse de la cama, camino al espejo sonriendo. Analizó las cosas un poco más y decidió no volver a tener psicólogas como clientas, estas no hacían más que traerle problemas, así que tomó el teléfono para hacerlas saber de su decisión. Ellas se enojaron mucho pero no importaba, bastó con volver a venderse con nuevas clientas quienes pagarían más...

Por cierto, sé que tal vez no esperabas un final así pero que más da, sonríe, yo lo hice mucho mientras escribí para ti. 


sábado, 15 de septiembre de 2012

Ya nadie me lee...

Todos han dejado de leer mis palabras, ya nadie se toma el tiempo para pensar en por qué aún escribo. Ni se preocupan por criticar lo que corre en sus mentes mientras están frente a mis textos. Ya no los leen.

Con prisa inconscientes egoístas, deambulan sin prestar atención, no dejan más momentos dedicados para saber qué son mis letras. Les es irrelevante saber que me motiva a escribir. Sí... esa es mi realidad, a mis textos ya nadie los lee.

Ya no los leen, ahora, sólo los sienten. Sonríen y lloran, intentan amar tan intensamente como los protagonistas, dejan a un lado que es una lectura. Se toman la libertad de ser parte la historia, besan con la misma energía, perciben los aromas, degustan el dulce sabor de los labios azucarados.

No se preocupan por lo que en su mente pasa, no les preocupa, mejor guardan silencio, entonces escuchan a su corazón. Los acelerados latidos, el calor de la piel, los suspiros robados, únicamente eso cautiva su atención.

Hermosa naturaleza de mi lector, ser el protagonista en cada una de las historias, entender que realmente son ellos de quien hablo que lo que cuento es parte de su vida. Yo simplemente se los hago recordar.

Y, aunque no te interese saberlo, esa es la razón por la que escribo. Siempre escribo para ti…




jueves, 23 de agosto de 2012

Le perteneces a la noche

No quiero que bailes, no quiero que cantes, no quiero que rías. Por ahora guarda la calma y el silencio, quiero escuches algo más que sólo a tu cuerpo.

Aparentando entre mentiras llegaste a mí, aunque bien sé, qué es lo que tratas de hallar. Pretendes que crea que no esperas algo especial, pero ambos sabemos que hoy algo diferente deseas oír.

Guarda la calma y el silencio. Apaga la luz de una vez mas no cierres las cortinas, deja a los destellos del nuevo Sol entrar, que en pocas horas habremos despertado entre brazos.

Calla y escucha el suave roce de mis manos sobre tu piel. Calla y escucha a nuestros labios besarse. Calla y escucha la percusión, de este corazón bajo mi pecho. Presta atención a esos detalles que nunca tomas en cuenta, que es por eso que estás aquí conmigo.

Hoy te daré caricias y cariño, haré cambiar tu destino. Así que bien disfruta esta vez, que después de este momento nada habrá sucedido. Sólo una prueba te dejaré, y esa será tu linda sonrisa al despertar.

No me importa ser tu escape, de ti soy tu respiro. Ámame en este instante que no te voy a retener y sé que tampoco te vas a quedar. Después de todo, tú le perteneces a la noche...

domingo, 29 de julio de 2012

Sea lo que sea, deja de verlo en mí


¿Qué es lo que ven en mí? ¿Serán los puños a doble punto en mi camisa?, tal vez sea el perfume que desprendo al ambiente mientras me muevo, o quizás el simple hecho de que sólo miro sus labios, ni siquiera sus ojos. En realidad no lo sé, y aunque puedo indagarlo, no lo haré.

Inesperada y bruscamente vuelve a mí la falta de oxigeno. Necesito aire.

Salgo a la terraza del lugar, y solo me encuentro entre más gente. Vestidos cortos que muestran su mal combinada lencería. Falsas chicas de cartón ostentoso, que cubren su producto depreciado por el mal trato y la edad avanzada. Las mismas arañas tienden la trampa en maquillaje nocturno y un escote según ellas provocativo, esperanzadas en robar la juventud de un inexperto, o por lo menos deseosas de captar la excitación de algún fracasado que piense que él no es la victima.

Porque en la noche todas las gatas son siamesas finas, y yo odio esa similitud.

Incontenible reír ante el hecho que con alcohol los humanos son más valientes. Se visten de actitud reflejante a lo contrario en su realidad; extrovertidos, inteligentes, con caderas agiles e inconscientes a razón de intimidad. Todas interpretan el papel de Cleopatra, imaginan ser objetos inalcanzables.

La naturaleza de los hombres es la misma, lo único que los separa son sus hábitos.

¿Suena complicado y peligroso deambular entre las ilusiones de placer, que te ofrece un evento nocturno con "clase"? Está muy lejos de serlo. Sencillo, te seleccionan dentro de las tantas carnes restantes del lugar, se te acercan y así comienzan a fingir que siempre fuiste la primera opción. Manipulan tenuemente la realidad, alagando la bella pieza de arte ante ellas, lo tan a gusto que se sienten y si pretenden un gran toque, mencionan que se enamoraron de la forma en la que las mire. No les importa saber que es enamorarse o por lo menos creer en eso, pero piensan que yo no lo sabré.

¿Ahora vas entendiendo como funciona? Esto se basa en el principio “te ves mejor con la luz apagada”.

Continuando con el protocolo. Ya que se realizó la fase de selección, te envuelves en decibeles que aceleran tu ritmo cardiaco, te pierdes sobre danzas lujuriosas y te ahogas en la barra libre. Si tienes un poco de cordura o suerte en algunos casos, antes de terminar entre sabanas o en un rincón oscuro, vendrá a tu mente un posible “Mierda. Me pregunto que hago aquí.”

Si es que eso te sucede, contempla bastante el volver a casa…


martes, 5 de junio de 2012

Memorias de guerra por la media noche

Demencia, paranoia, crisis, lo más cercano a describir mi estado mental, y sin embargo las palabras son muy dulces para expresar lo que me aqueja.

Mi cabeza gira, el sudor escurre por mi frente, me hace falta la respiración. Entre mis sueños se pronuncian los nombres de aquellas victimas mías, se acrecienta mi culpa. Y durante la media noche me vuelvo vulnerable, quedo a su merced.

¿Por qué? pregunto yo a Dios. ¿Qué acaso no en la guerra, reclamar esencias ajenas no es lo correcto? Estoy seguro es valido, que de eso siempre se ha tratado todo esto. Entonces si mis actos fueron puros ¿por qué me siento tan sucio?

Jamas toque a un inocente, sólo hice lo correcto ¿o no fue así? ¿Qué acaso esta mierda no fue en tu nombre? peleé por ti, entregue mi vida a tu fe, a cambio obtengo culpa en mi ser. De haber sabido que me abandonarías, yo te habría hecho lo mismo primero...


viernes, 20 de abril de 2012

Traficante de sustitutos placebos adictivos


Head-hunter de profesión, manipulador de nacimiento, y puta de corazón. Indudable vendedor y traficante de almas. Consigo lo que buscas, mejoro lo que tienes, reemplazo personas perdidas, pero no a un bajo costo.

Hombros remedios de lagrimas, fabulosos cortejos para los menos agraciados, caricias cariñosas a faltos de amor, incluso roles a seguir para abandonos de hogar. Dime que mal te aqueja, seguro podre ayudarte.

¿Sustituirás terapias? Tengo el genérico perfecto para ti. ¿Necesitas placebos? Tendrás miles de donde elegir. ¿Deseas crear adicciones? Es lo que mejor sé hacer. Sólo no me pidas algo real, que para eso está cualquiera.

No esperes mucho, que como zorra vendo, pues recuerda facilito sueños. Una vez que pruebas mi servicio, siempre querrás repetir.

Tómalas de mi mano y cambiaras tu realidad.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Cuando las palabras en forma de letras roban tu vida

La hipergrafía es un trastorno psicológico que produce en aquellos que la portan, una insaciable sensación de escribir. Querido lector-escritor ¿Te suena?

¿Cómo es que las palabras inician a robar tu vida? Primero eres aquejado por periodos de conciencia alterados que inician con emociones intensas (en su mayoría son con base en el miedo, pero también estados de éxtasis embriagantes se hacen presentes), la confusión comienza a guiar tu vida, y después la perdida de la noción de la realidad y de la ubicuidad reclaman tu atención. Algunas otras características de personas sumergidas en la tinta, pueden ser tales como girar la cabeza de un lado a otro enfocando visualmente lo primero que encuentran, gritar sin motivo aparente, impulsos corporales enérgicos (como tomar la pluma con mucha fuerza), cambios bruscos de temperamento, también que las extremidades se sacudan violentamente incluso hasta acabar en daño. En ocasiones aparece la sensación de que se encuentran cayendo o flotando en el aire.

¿Qué más se puede relacionar, a la pérdida del alma misma entre las letras? Diálogos internos y extensos sobre temas filosóficos y/o religiosos tales como vida y muerte, amor y odio, perdón y venganza, tranquilidad y caos, luz divina y fuego diabólico entre otros temas que a menudo terminan por convertirse a un nivel donde ambos coexisten formando parte de uno mismo. Por dar algunos ejemplos: Vivir en la muerte y amar al odio. Los trastornos compulsivos y obsesivos también tienen lugar en personas esclavizadas por este trastorno, en especial la atención y retención descontrolada en los detalles (me declaro culpable de esta última).

La hipergrafía tiene como una de sus causas mejor comprendida,s la epilepsia del lóbulo temporal. Se tomó a uno de los objetos de estudios con el trastorno y al practicarle un electroencefalograma, este mostro picos epilépticos en el lóbulo temporal derecho. Para ser diagnosticado (clínicamente) con hipergrafía o “síndrome de Geschwind” se deben cumplir estas características: 1) Insaciable deseo por escribir; 2) Una profunda vida emocional (en ocasiones descrita como hiperfilosófica o hiperreligiosa); 3) Volatilidad emocional; 4) Libido sexual alterado; 5) Sobreinclusión, ocasionada por una atención excesiva al detalle. Por agregar un dato más, cabe resaltar que el escrito debe de ser significativo al menos para el autor, y esto no tiene que ser de buena (generalmente la hipergrafía no genera obras de artes).

A veces uno puede pensar que se escribe mejor cuanto más enfermo mental se está (orientar los escritos a un ritmo frenético es fantástico). Tenemos al gran Nietzsche que demuestra que el psiquiátrico es un precio justo a pagar, con tal de que tus palabras adquieran peso “los que me van a leer nacerán dentro de cien años”,  unas gran frase que nos regalo.

Lo interesante aquí son las personas como tú mi querido lector-escritor, que probablemente al igual que yo cumplamos más de una de las características. Manteniendo fuera de la escritura una vida "normal"… ¿Deberíamos ser considerados parte de este selecto grupo de escritores?


Estos dos escritos hablan de como una historia puede cobrar vida... me pregunto si esto reafirma en mí la demencia por las letras.

¡Los monstruos de tinta existen!:
Léelo en voz baja y rescatame

No olvides este otro, habla de una tinta sin rostro:
Las palabras vienen por mí

jueves, 7 de abril de 2011

Retribución (Robado a Luna)


Mátalos, destrúyelos,
Todos uno a uno.
Que caigan,
y que rueden sus cabezas.

Solo venganza, adiós dolor.
Que sientan lo que sientes...
 ahora ya somos dos.

Grita fuerte, llora y corre.
Ve por todos… poséelos.
Tú eres más, tú eres mejor.
No pueden contigo.

Disfruta el momento,
disfruta su dolor.           
Has que sepan por qué lo haces.

No temas que estoy aquí.
Corre conmigo,
y acabemos con todos.
Tú no necesitas a nadie más.

Hazlos que te escuchen,
hazlos que escuchen sus llantos,
y tú solo escúchame a mí.

Tu voluntad,
y sus ganas de vivir.
Serán…
su única esperanza.


Basado en un poema de la hermosa Luna... (Derechos de autor robados)

martes, 22 de marzo de 2011

Necesito más de lo que expreso

Te sientes triste, con falta de ánimo y no quieres aceptar tu realidad. Te obligas a tener que salir con tus amigos a algún club nocturno. Prefieres salir con ellos sin aceptar que la razón real de tu salida, es conseguir amor. Te escudas en que solo quieres sexo fácil, pero dentro sabes que necesitas sentirte deseado… necesitas sentirte sentimentalmente importante para alguien más. Llegas al club tratando de expresar lo mejor de ti, buscando una mirada de interés entre los rostros de las chicas presentes. Comparas tus opciones y decides arriesgarte por la mejor postora, pero aun así no suprimes las demás oportunidades, dentro ti tienes miedo de quedar solo al final de la noche.
Miras los ojos de una de ellas, fingiendo que hay química entre ambos.  No te interesa pensar si aquel objeto necesita también de alguien más o si solo quiere divertirse, prefieres apegarte a la ilusión de que eres especial. La observas detalladamente mientras la invitas a bailar. Al admirar su cuerpo te das cuenta de que no tienes a una mujer enfrente, solo estás viendo a un trozo de carne con el cual trataras de saciarte. La besas un poco mientras bailas, ignorando así sus defectos. Después de probar sus labios, reconsideras tus opciones. A veces decides terminar la canción y seguir con otro objeto, si es que tienes el lujo de portarte exigente. De todos modos al final te da igual quien sea, solo no quieres estar solo en la noche. Tomas en mente a la chica más segura en compartir contigo, fijando tu atención en ella. Sigues ingiriendo alcohol, como si lo necesitaras para decidir arriesgarte con aquella mujer. Únicamente bebes, para poder justificar tus acciones después. Inicias a besarla otra vez y dejas que la noche continúe su rumbo.
Abres los ojos a la mañana siguiente, volteas a un costado, y te das cuenta de que has intimado con alguien que ni siquiera te gusta un poco. Lo peor es ese bajón emocional, que te produce saber que necesitas de aquella persona a tu lado, para sentirte amado. Muchos lo llaman sobriedad, pero la verdad es que va más allá. Es un sentimiento de vacío, que te obliga a dirigir unas palabras a aquella persona antes de despedirte, con tal de tratar de aminorar la carga emocional que llevas dentro. Es cruel saber que mientras más vacía es tu vida, más tiende a pesar.
Ya no quieres necesitar sentirte amado, ya no quieres necesitar a alguien más. La necesidad te ha doblegado tanto, que ya no juzgas al objeto que te puede brindar amor. Sabes que has estado con menores de edad, has tocado la mujer de otro, incluso has compartido con quienes te provocan asco. Nada de esto te importa al final, con tal de sentirte amado. Necesitas poder empezar a amarte a ti mismo. Necesitas tener una razón, que te haga sentir que vives. Solo sabes que no quieres seguir así, pero no encuentras otra forma de sobrevivir. Sé que a veces te preguntas, si de verdad vale la pena vivir.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...