domingo, 25 de diciembre de 2011

El amanecer del ocaso (Cuarta parte)

Mirar la tercera parte de la Odisea Astral. Da click aquí: Luna Obscura

La Luna no sabía como cambiar la decisión de su amado. Suplicaba a él para que detuviera su ataque, pero sus plegarias no fueron escuchadas. El Sol muy empedernido se cegó totalmente, parecía que nada podía aminorar su furia. Lo que más aquejaba a Luna era que no sabía por qué su Sol actuaba de esa forma. Trataba de encontrar esa razón sin obtener resultados y como no pudo hallar respuestas, hizo algo que cambio todo… extrañamente emano luz propia. El cielo se platino de un brillo que solo un astro puede provocar, tan hermoso fue que incluso el Sol se detuvo asombrado por la luz de su Luna. Una vez que la calma volvió por unos instantes dentro del caos, el astro platinado dirigió sus versos hacia su Nova.

-Hace tiempo nuestras vidas se cruzaron, y desde entonces comenzaste a ser más que una simple parte de mí. Gracias por hacerme brillar. Gracias por alumbrarme cada amanecer y regalarme miles de sonrisas.

-Gracias a ti por haber existido. Gracias por haber estado ahí para mí cuando te he necesitado, pero ahora tengo que continuar. Nunca te pedí que me siguieras, porque no me detendré.

-Estoy aquí frente a ti y no espero que te detengas, te pido que regreses a mí.

-Sabes que ya he renunciado a tantas cosas, que no me será posible volver.

-Una vez más te doy las gracias por haberme dejado estar a tu lado todo este tiempo. Ahora me doy cuenta de que no queda nada más que demostrarte… cuanto Te amo.

Sin pensarlo Luna se abalanzó contra el abismo de obscuridad, esperanzada en que este la absorbiera pues no deseaba vivir en un universo sin su Sol. Entonces todo comenzó a salirse de control y acabo por explotar. Un hermoso y destructivo color violeta se hizo presente, la intensidad de su luz fue tan grande que después de ella solo hubo penumbras y silencio.


Terremotos azotaron sin piedad a la tierra, como si toda la furia de un Dios se descargara en su contra haciendo que todo sistema existente cayera. Inmediatamente después de que todo quedo en ruinas, cayó una obscuridad total. Nadie tenía idea de que pasaría ahora que ninguno de sus dos astros estaba ahí para ellos. El mundo quedo inmerso por el caos, todos discutían su derecho a vivir a cualquier costa y estaban tan ocupados en sí mismos, que no se dieron cuenta que ellos habían sido la causa de ensuciar el alma del Sol. Las linternas y las bengalas se convirtieron en los objetos más preciados, pues ellas eran una de las únicas fuentes de luz existentes.

El poeta de la Luna; al presenciar el colapso existente, emprendió la búsqueda de su musa. Él había sido aquel que le recordó una vez a su dama de la noche, la razón por la cual había emanado luz desde siempre y fue también el único que noto a lo efímero sin sentido. Huyo a lo lejos como pudo, donde solo podría encontrarse ante su Diosa, paro justo donde la noche polar solía danzar con el aura boreal. Una vez que detuvo su paso tan acelerado, encendió una bengala roja entre el abismo y entonces se presento ante él el tiempo. Este le agradeció por intentar conservar aun la existencia de los Dioses astrales, él se sentía culpable por no haber cumplido su palabra ante el Sol. Fue entonces cuando el poeta supo que debía atreverse a expresar palabras algunas al obscuro cielo. “¿En dónde es que se esconde aquella Luna a quien han llamado Ilazki, Selene, Quilla, Isis y Lucy? Eres tú quien puede devolvernos a nuestro amado astro rey Xué. Eres tú de quien más necesita él para poder resplandecer. Eres tú la única capaz de devolverle la vida y yo confío en ti. Humildemente mi musa, te pido que devuelvan su alma hacia sus súbditos.”

Al parecer las plegarias del joven poeta no habían sido escuchadas, a pesar de todos sus esfuerzos entendió que estaba destinado a perecer con sus Dioses así que solo se dejo caer ante la nieve esperanzado por morir en el frío, mientras miraba como el tiempo se esfumaba entre la ventisca acepto su triste realidad. Entonces de la nada, todo se comenzó a convertir en una noche blanca. Extrañamente para él, el cielo se entintaba de luz blanca y tonos violetas haciendo que toda la nieve a su alrededor se tornara en un fino color platinado. “¿A caso serán realidad mis plegarias?” se preguntó. Inmediatamente se levantó y corrió hasta la colina más cercana para presenciar lo que sucedía. Guío su vista hacia el suelo y admiro como la nieve ahora se cubría por un tono rojizo lentamente, después levanto la mirada hacia el horizonte y lo que se postro a sus ojos, se hizo lo más bello que vería en su vida. No solo se trataba de la felicidad que sintió por poder vivir de nuevo con sus deidades, en realidad siempre se trató de aquel sueño de su Sol que reclamaba ser real, aquello que fomentaba en él la esperanza de emanar junto a su Luna una sola luz. Nunca antes alguien había presenciado lo que el joven poeta pudo admirar antes que todos los mortales… los astros habían fusionado sus almas.

El poeta solo sonrió sutilmente y dejó caer una lágrima por su mejilla, demostrando que se había quedado sin palabras, pues al fin los astros habían logrado ser uno mismo...


sábado, 10 de diciembre de 2011

Mi musa de luz


Mi hermosa dama arcoíris

Coquetéame con tus negros caireles, y querré saber más de ti.
Descarga tus grises nubes sobre mí, y enséñame a caer.
Mírame con tus ojos verdes, y devuélveme la vida.
Compárteme tus blancos pensamientos, e ilumina mi camino.
Refúgiame en tu aura azul, y dame confianza.
Deja fluir el rojo de tu sangre, y sumérgeme en amor.
Llena mi noche de plateadas estrellas, y creeré de nuevo en los deseos.

Ohhhh mi musa de colores
Solo envuélveme entre tus sueños violeta, que deseo vivir eternamente nuestra fantasía.

lunes, 5 de diciembre de 2011

A la sombra de aquellos


Las sombras desde siempre, solo son causa de una luz inmensa. Siempre se generan expectativas para aquellos que permanecen a las sombras, indiscutiblemente se crea la necesidad de crecer más que ella para poder salir. Prejuicios forzosos acompañan al ser de propio brillo, estos giran a su alrededor y es entonces cuando por su paso dañan también a su sombra.

¿Luz inmensa? No necesitas brillar para ser una luz de las que hablamos. Podrías emanar luz obscura, lo suficientemente intensa como para ser un monstro y seguir dañando a todos aquellos que osan compararse contra tu sombra. Si eres un monstruo podrías vivir eternamente a través de aquellos que intentar ocupar tu posición.

¿Y tú a la sombra de que luz vives? ¿En la sombra de un héroe o en la de un monstruo? Nunca podrás estar fuera de las sombras…  todos esperan algo de ti. No te preocupes, si aceptas este hecho, tendrás la oportunidad de ser luz ya que cumplirás solo con lo que deseas dar al mundo.

Ahora que sabes esto ¿Monstruo o héroe? Tendrías que elegir como guiar tu vida para determinar el resultado. Atrévete a descubrir que hay después de la obscuridad en la que vives, y permite una oportunidad a aquellos dentro para que puedan escapar.

Recuerda dejar ir tus héroes y tus monstruos cuando tengan que partir… o tú mismo te perderás  dentro de sus sombras.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Luna obscura (Tercera parte)

Mirar la segunda parte de la Odisea Astral. Da click aquí: Sol obscuro

La depresión domino a la joven Luna, haciéndola desvanecer con el pasar del tiempo, cada vez más entre la obscuridad que la rodeaba. Solo caminaba sin rumbo, perdida entre las penumbras, tratando de encontrar lo que le alguna vez le perteneció. Sus ojos, no paraban de derramar lágrimas y sangre, y su brillo lentamente se consumía… era cuestión de tiempo para que pereciera.

Luna se había quedado ciega al mirar los ojos vacíos de su Sol, pero para ella esto era mejor, pues no deseaba admirar el cadáver resplandeciente de lo que aún seguía amando. El Sol simplemente dejo de ser aquello tan especial, por lo que valía la pena sonreír cada mañana.

El astro menor ya había decidido morir, gracias a que lo único que la ataba a la vida se había derrumbado. Hasta que de pronto recordó algo importante… si ella alguna vez fue la razón de existir de su Sol, siendo ambos el uno para el otro, entonces ella sería la única capaz de devolver el equilibrio. Así que respiro profundamente, derramo un par de lagrimas más, y entonces también se dejó envolver por la obscuridad, permitiendo que las sombras devoraran su alma. Su cuerpo ahora se había vuelto un lienzo de odio y amor puro. Tuvo que dejarse perder en la muerte para encontrar a su amado en esta, pues solo así podría rescatarlo.

Ahora que la Luna tenía el aura tan pútrida como su Sol, llamas azules emanaron de su cuerpo, y a su vez un resplandor índigo se dejó apreciar a su alrededor. Fue entonces cuando supo que era tiempo de enfrentar el destino. Como ya no podía ver más, se dejó guiar por los estruendos de destrucción y estos la llevaron ante su astro rey. Una vez que el Sol la vio, inmediatamente guardo silencio, pues aquella parte de su pasado cercano también había cambiado y no solo eso, ahora se encontraba frente al él tratando de reclamar lo que le pertenecía. Luna no podía mirar su propio aspecto, pero supo que ya tampoco era aquel astro inocente que sirvió de inspiración para el amor.

El Sol se enfureció, considero una insolencia la presencia de su Luna, así que decidió destruir todo a su paso. Comenzó a brillar con todas sus fuerzas, quería convertirse en monstruo y devorar toda vida existente. La Luna no podía ver lo que ocurría pero para ella todo estaba claro; el Sol se preparaba para estallar y con esto convertirse en un obscuro abismo de destrucción.

Un hoyo negro… era todo lo que su Sol deseaba ser.

“Oh mi hermosa y poética Luna ¿Por qué desamparas mi inspiración, renunciando a tu derecho divino de ser la más pura entre las musas? ¿Acaso no sabes que necesito de tu pisca astral para poder soñar? Pues ahora rechazo la idea de que merezcas portar el resplandor índigo que te acompaña.”


¿Te atreves a conocer el desenlace?
Mirar la cuarta parte de la Odisea Astral. Da click aquí: El amanecer del ocaso

domingo, 30 de octubre de 2011

Sol obscuro (Segunda parte)

Mirar la primera parte de la Odisea Astral. Da click aquí: Amor entre dos astros

… Fue entonces cuando el Sol se dejó envolver por la obscuridad.

Este llego e ilumino de nuevo a todo, pero esta vez no irradio alegría con él, sus ecos de ilusión fueron sustituidos por gritos cegadores. A pesar de que su luz seguía presente, extrañamente esta no iluminaba la vida de aquellos que la apreciaban y aun así nadie se percató de que ahora estaban solos a la merced de la obscuridad.

De pronto el fiel acompañante del Sol; el tiempo, se presentó muy hipócrita ante él tratando de devolverle aquello que le había prometido en el pasado. Pero ya era demasiado tarde, el Sol desprecio el divino obsequio del tiempo y lo incinero lentamente, para mostrar ante todos la repulsión que sentía por este. El regalo no era más que lo que el Sol había deseado durante tantos años, el que fuera rechazado demostró que él ya no era mas lo que alguna vez fue.

La Luna al percatarse de lo que sucedía, inmediatamente trato de tocar el alma de su Sol, pero se llevó la sorpresa de que ya no existía vida dentro de él. Ella no quería aceptarlo, la idea de que su Sol yacía sobre el vacío como un cadáver viviente era inconcebible. Él se había alejado tanto de la vida, que ya no le era posible volver.

El Sol oscuro miro a los ojos de su Luna, sonrío como un ente vacío y luego la cegó por siempre con su resplandeciente luz. Él solo cumplió los deseos de su Luna, haciendo que nunca más lo viera rigiendo la obscuridad.

Desde entonces la noche se convirtió a su vez en amor y tristeza, y el día simplemente dejo de tener sentido. Aquellos que amaron al Sol alguna vez, dejaron de sentir su cobijo y comenzaron a guiar sus patéticas vidas, como los huecos objetos que siempre fueron. Las risas se volvieron banales y los llantos un simple reflejo del tejido nervioso, pues las decisiones del astro rey nunca habían sido inherentemente egoístas.

“Sol obscuro que brillas con mayor intensidad que antes. ¿Por qué tu fuego no da calor y sin embargo incinera? ¿Por qué permites una noche eterna, sin que la Luna alumbre los destinos? Pues ahora lo efímero ya no tiene mas sentido.”


Una historia siempre puede empeorar, atrévete a descubrir como...
Mirar la tercera parte de la Odisea Astral. Da click aquí: Luna Obscura

viernes, 7 de octubre de 2011

El cadáver que lloraba (Escrito 4)

No tengo idea de que significo esta vivencia, uno de mis sueños replico una predicción. La verdad es que tengo miedo, pero a la vez deseo que lo que pude presenciar se convierta en realidad. Indiscutiblemente esta vivencia me recordó a la chica que conocí dentro del hospital psiquiátrico, me identifique nuevamente con su mirada de ausencia, y su perdida noción de la realidad.

Acabo de tener un sueño digno de recordar y justo cuando este llego a su clímax, el sonar de mi teléfono obligo a la pesadilla a desaparecer. Por si fuera poco el tono de este, no era otro más que el de un tema fúnebre. La melodía sonó tan melancólica que el toque se volvió exacto para que mi frágil mente cediera aún más, ante el mar de agonías que la atacaba. La llamada era de un señor amigo mío, quien hoy conmemoraba el aniversario de defunción a su esposa, entonces pensé que el motivo de la llamada era recordarme el evento a el cual yo ya había decidido ir. Al contestar me entere de un suceso trágico, tan grande fue el impacto de la noticia que creó aún más inestabilidad en mí. "Mi hija de 14 años murió ayer en la noche de una forma bastante inusual" esas palabras provenientes de mi amigo, fueron las que crearon confusión en mi ser… yo soñé con la muerte de esa niña, antes de alguien me lo hiciera saber.

En mi sueño fui a un funeral. Lo cual fue extraño puesto que no buscaba ir uno, solo iría a visitar la tumba de mi amiga, la esposa del señor. La visitaría en su propia casa, el esposo la había sepultado en un hermoso jardín en el techo. El sueño comenzó cuando subí al techo, al llegar, encontré el piso bastante irregular, ahora nada del hermoso jardín mantenía su belleza. La tierra estaba regada por todas partes, como si alguien hubiese tratado de destruir todo vestigio de felicidad y pureza. Camine entre los escombros hasta llegar al recinto póstumo, y lo primero que observé fue la ausencia de la lápida en el suelo, en su lugar la tierra alrededor había sido movida y aún estaba fresca, incluso logre ver tres flores silvestres en el suave suelo. Al observar las flores color lila, me percate que eran las mismas que yo había comprado hace dos semanas, fueron las que di al señor en promesa a colocarlas en la lápida de su esposa. Me extraño ver que después de dos semanas, estas siguieran exactamente tan coloridas como en el día en que las compre.

Aun lado había sido cavada recientemente una nueva fosa. A pesar de ser muy ancha no era muy profunda, apenas podía caber una persona acostada. Entonces me extrañe de ver al señor con la pala aun en las manos. Fue guíe mi vista directamente a sus ojos tristes, y él solo señalo a su costado, donde se encontraba un cadáver cubierto por una sabana color violeta. Pregunte quien era la persona cubierta por la sabana, él respondió que era su hija y que lo disculpara por no haberme avisado antes. Simplemente no supe que decir ante esta situación, ya que la noticia realmente impacto a mi mente. "Solo quiero dejar libre a mi hija y unirla con la tierra…" sus palabras me causaron confusión. Pero antes de que yo pudiera decir algo, continúo diciendo que había fallecido ya hacia dos días, de una forma demasiado extraña; Ella había perdido cualquier signo vital y sin embargo estaba destinada a que su cuerpo aun conservara reflejos dignos de la vida… podía reír, llorar, incluso hablar, era por eso que él no pudo desprenderse antes del cuerpo. Al ver a su hija en ese estado asemejado a un letargo, le era más difícil aceptar que ella había muerto, todo este tiempo deseaba que aun estuviese dormida. Así que prefirió mejor enterrarla de una vez por todas y entonces dejarla partir.

Quede perplejo después de escuchar el relato. Lo único que se me ocurrió en el momento, fue brindarle una rosa que traía en la mano, la cual yo mismo había confeccionado desde un pedazo de papel rojo. El señor destapo al cadáver de su hija y coloco la rosa entre sus manos por encima del pecho, luego levanto firmemente el cuerpo y la posó cuidadosamente sobre una manta color vino dentro de la fosa. Una vez que soltó a su hija en el suelo, el cuerpo que había permanecido inanimado comenzó a sollozar, reclamando también lágrimas en los ojos de su padre. Inmediatamente quede estático sin poder decir nada, únicamente obligado a ser testigo de aquel acto inexplicable. Entonces el cadáver comenzó a llorar con mayor intensidad cada vez, hasta convertirse en el único sonido existente, retumbando una y otra vez dentro de mi cabeza.

Simplemente no podía concebir lo que mis ojos veían. De pronto la niña disminuyo el llanto, y comenzó a moverse descontroladamente desde el suelo, acompañada de fuertes balbuceos sin sentido. El señor se hinco fuera de la fosa y se dejó caer en crisis, expresándola a través de un llanto incontenible. Mis oídos simplemente ya no podían distinguir nada más, hasta que aquellos balbuceos de la niña comenzaron a tener forma de suplicas, reclamando así la atención y el silencio de su propio padre. “No por favor, no quiero ir” era lo único que ella gritaba, y lo hacia una y otra vez. Al escuchar lo que decía, quede aun más sorprendido. Pero por extraño que pareciera, por fin me atreví a tomar una decisión y descendí a la fosa, dispuesto a no abandonar a aquella víctima dentro de sus propios tormentos. Me acerque al cadáver y le susurre al oído con voz suave "tranquila, todo está bien". Ella me tomo fuertemente de la mano y abrió los ojos, expresando una mirada tan pérdida que ni siquiera se podía apreciar vida.


Me dijo que estaba bien pero que ahora no tenía a donde más ir, la habían abandonado y que no quería seguir el único camino, después se acercó a mi oído y grito “Por favor, no permitas que me lleven allá ”. De nuevo el miedo me invadió, pero aun así intrigado pregunte como era el lugar donde se encontraba, y cómo fue que llego ahí. Mantuvo su mirada pérdida y de la nada comenzó a gritar sin sentido, en seguida comenzó a llorar y entonces respondió mi pregunta "Jugaba con ellas hasta que tuvieron que irse, entonces las seguí a pesar de que prometí no hacerlo,  pero después desaparecieron y me dejaron aquí sola". Le dije que confiara y que siguiera adelante, era el único camino y ya no estaba sola. De nuevo grito con todas su fuerzas, “No quiero seguir, tengo miedo”, “No quiero, no quiero”.

Sus palabras me golpearon fuerte. Respire profundamente, entonces tome fuerzas para hincarme y la abrase, pidiéndole que no tuviera más miedo. Ella solo comenzó a repetir una y otra vez que no quería ir. Cerré los ojos y la abrase más fuerte repitiéndole que ya no estaba sola, entonces comenzó a vomitar hacia el cielo y volvió a repetir lo mismo una y otra vez. Abrí los ojos vi su rostro lleno de vómito y lágrimas, y me di cuenta de que no podría cambiar nada. Cerré los ojos una vez más para abrazarla nuevamente y al abrirlos… ya no estábamos en aquel jardín. Me encontraba con ella en un lugar desolado, era como una especie de limbo. El cielo mantenía tonalidades naranjas como el atardecer, y a su vez un hermoso azul que solo se encuentra cuando el sol está por nacer. El suelo era fangoso y oscuro, había cadáveres de animales por doquier, permitiendo que los arboles marchitos en ese lugar se mezclaran perfectamente con el ambiente.

Nuevamente apreté su mano fuerte y le dije que no tuviera miedo, a pesar de que yo sentía pavor. Ella volteo su rostro hacia mí, me miro a los ojos y señalo al horizonte dejando oír nuevamente su frágil voz “como no debo de tener miedo, has visto quien está allí ”. Sin poderlo describir, un sentimiento de nostalgia me ataco, no me atreví a mirar dentro del horizonte entonces agache mi rostro y cerré los ojos… al volverlos a abrir estaba de nuevo en la fosa. Lo primero que vi al regresar fue el cadáver eufórico, pero ahora con sus pupilas de color violeta, agitándose violentamente de un lado a otro. Entonces supe que no podía abandonarla en este momento, así que me arme de valor, la abrase y cerré los ojos. Regrese a aquel limbo y ella me dijo tengo miedo y no quiero enfrentarlo. Repetí mis palabras una vez más “No estás sola”. Comenzó a balbucear de nuevo y solo pude distinguir unas pocas palabras de su boca: “el miedo siempre se apodera de mí, cuando sé que ahí está………” No alcance a distinguir a quien se refería, guíe mi mirada hacia el horizonte y pude apreciar una esbelta figura de mujer. La niña se giró frente a mí, me tomo de las dos manos y me miro con su rostro ahora desfigurado ¿De verdad no tienes miedo? , fue todo lo que dijo.

Entonces desperté siendo reclamado por el sonar del teléfono, y a pesar de saber que fue un sueño, aun aquel mar de pesadillas me hacía sentir ahogado.

Después de la llamada de aquel hombre, tome una libreta inmediatamente y comencé a escribir lo que soñé. Nunca me había querido contar algo personal, pero esta vez fui el protagonista de una historia interesante, al menos a mi parecer. El objetivo de compartir mis pensamientos incluso sabiendo que posiblemente son estúpidos, es demostrar que se debe encarar aquello a lo que más has tenido miedo, no se puede simplemente girar la cabeza y fingir que nunca sucedió. Confieso que no sé qué pensar realmente… es decir, nunca conocí a la niña. Siento intriga de que aquel sueño violento, adquiera las deidades de un presagio. No quiero terminar de nuevo como aquella joven que conocí en el hospital, y para evitarlo solo hay una cosa que me queda por hacer… enfrentar mi destino en aquel funeral.


¿Quieres saber lo que tuve que hacer para escribirlo?
Entonces deberías de entrar aquí. Puedo asegurarte que sera interesante.

domingo, 2 de octubre de 2011

Esconde tu rostro

Tic tac, tic tac.
El tiempo está por llegar.
Puede sentirse en el aire.
La perdición se hará presente.

Las cosas se retorcerán,
seguro estallaran en tu cara.
“Detonare un colapso”.

Bang, bang, bang.
Caerán todos en crisis,
hare renacer el caos.
Estruendos, derrumbes serán lo único presente.

Rock, paper, scissors, SHOOT.
Quiero jugar y quiero perder,
que mi premio será mayor.

Frenesí fortuito, sublime descontrol,
dignos de estar a mi lado.
Espejos rotos, rostros borrosos,
"Te haré irreconocible".

Tic tac, tic tac.
El reloj vomita sin parar,
designa el momento.

"Jugare con Picasso"
Tomare un bisturí,
y te usare como lienzo.
"Deformare lo que eres"

Deja de leer que pierdes tiempo para huir de mí.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Anuncio de publicación importante el 7 de Octubre del 2011

Hola a todos, esta es la primera vez que anuncio la publicación de una historia.

“El cadáver que lloraba” será la cuarta entrega de una serie de historias que más tarde conformaran un libro titulado “Escritos de una mente ajena”.

¿Por qué anuncio su publicación? Esta nueva historia corta, a pesar de no ser lo mejor que he escrito, es una de las más significativas ya que el trasfondo que acompaña a la historia, es interesante, empezando por que la inspiración fue una pesadilla.

El sueño agresivo ataco mi mente sin piedad, hasta que logre despertar y escapar de ese mar de agonía que aún me mantenía sumergido entre sus gritos a pesar de estar despierto. Tome una libreta entre mis manos y me dispuse a escribir absolutamente cada detalle del sueño, colores, sonidos, texturas, todo…

Pero no fue suficiente, puesto que las palabras al despertar estaban escritas a un ritmo frenético, haciéndolas imposible de comprender por alguien más que no fuera participe del sueño.  Así que después de perder la inspiración y no poder reescribir la pesadilla en una historia congruente… tuve que someterme a un estado de conciencia alterada. Evite dormir oportunamente durante casi una semana, y el día que más cansancio me aquejaba, decidí poner mi alarma a las 2:57 am. Desperté bajo el sonido de un réquiem, prendí mi computadora y comencé a leer textos oscuros que había decidido dejar en mi pasado. Reviví parte de lo que yo era, abrí la gran ventana de mi cuarto y deje que la tormenta mojara mi espalda, mientras yo escribía sin césar al escuchar canciones fúnebres a todo volumen en los audífonos.  El cielo oscuro parecía caerse, incluso los truenos podían escucharse a pesar de que la música presentaba decibeles altos. Simplemente inconcebible la forma en la que retome la inspiración. Mi corazón el cual presenta bradicardia latía intensamente, mis manos temblaban continuamente, mi mirada se movía de un lado a otro sin enfocar nada y mi respiración nunca disminuyo su ritmo…

Termine de escribir y me di cuenta que ya eran las 5:04 am… La historia me absorbió por completo, recordé todo el sueño oscuro, el cual tuve que cambiar en algunas partes para evitar revelar miedos y deseos inconscientes en mí. Después de eso no pude dormir bien durante algunos días. No es lo mejor que he escrito, pero espero poder trasmitir la fuerza con la que lo sentí.

Gracias por leerme y espero os guste lo que publicare el día predestinado.


Escrito 4: El tan anhelado escrito ya ha sido publicado
http://gritos-inconscientes.blogspot.com/2011/10/el-cadaver-que-lloraba.html

Les recomiendo seguir leyendo abajo.



(Si desean entender en su complejidad esta historia, les recomiendo leer por lo menos “Dádivas de ángel (Escrito 3)”. Claro está que lo mejor sería leer las tres historias previas de “Escritos de una mente ajena” dejare los links abajo.

Escrito 1

Escrito 2

Escrito 3 ¡Este es el que deberían leer principalmente!

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Cuando las palabras en forma de letras roban tu vida

La hipergrafía es un trastorno psicológico que produce en aquellos que la portan, una insaciable sensación de escribir. Querido lector-escritor ¿Te suena?

¿Cómo es que las palabras inician a robar tu vida? Primero eres aquejado por periodos de conciencia alterados que inician con emociones intensas (en su mayoría son con base en el miedo, pero también estados de éxtasis embriagantes se hacen presentes), la confusión comienza a guiar tu vida, y después la perdida de la noción de la realidad y de la ubicuidad reclaman tu atención. Algunas otras características de personas sumergidas en la tinta, pueden ser tales como girar la cabeza de un lado a otro enfocando visualmente lo primero que encuentran, gritar sin motivo aparente, impulsos corporales enérgicos (como tomar la pluma con mucha fuerza), cambios bruscos de temperamento, también que las extremidades se sacudan violentamente incluso hasta acabar en daño. En ocasiones aparece la sensación de que se encuentran cayendo o flotando en el aire.

¿Qué más se puede relacionar, a la pérdida del alma misma entre las letras? Diálogos internos y extensos sobre temas filosóficos y/o religiosos tales como vida y muerte, amor y odio, perdón y venganza, tranquilidad y caos, luz divina y fuego diabólico entre otros temas que a menudo terminan por convertirse a un nivel donde ambos coexisten formando parte de uno mismo. Por dar algunos ejemplos: Vivir en la muerte y amar al odio. Los trastornos compulsivos y obsesivos también tienen lugar en personas esclavizadas por este trastorno, en especial la atención y retención descontrolada en los detalles (me declaro culpable de esta última).

La hipergrafía tiene como una de sus causas mejor comprendida,s la epilepsia del lóbulo temporal. Se tomó a uno de los objetos de estudios con el trastorno y al practicarle un electroencefalograma, este mostro picos epilépticos en el lóbulo temporal derecho. Para ser diagnosticado (clínicamente) con hipergrafía o “síndrome de Geschwind” se deben cumplir estas características: 1) Insaciable deseo por escribir; 2) Una profunda vida emocional (en ocasiones descrita como hiperfilosófica o hiperreligiosa); 3) Volatilidad emocional; 4) Libido sexual alterado; 5) Sobreinclusión, ocasionada por una atención excesiva al detalle. Por agregar un dato más, cabe resaltar que el escrito debe de ser significativo al menos para el autor, y esto no tiene que ser de buena (generalmente la hipergrafía no genera obras de artes).

A veces uno puede pensar que se escribe mejor cuanto más enfermo mental se está (orientar los escritos a un ritmo frenético es fantástico). Tenemos al gran Nietzsche que demuestra que el psiquiátrico es un precio justo a pagar, con tal de que tus palabras adquieran peso “los que me van a leer nacerán dentro de cien años”,  unas gran frase que nos regalo.

Lo interesante aquí son las personas como tú mi querido lector-escritor, que probablemente al igual que yo cumplamos más de una de las características. Manteniendo fuera de la escritura una vida "normal"… ¿Deberíamos ser considerados parte de este selecto grupo de escritores?


Estos dos escritos hablan de como una historia puede cobrar vida... me pregunto si esto reafirma en mí la demencia por las letras.

¡Los monstruos de tinta existen!:
Léelo en voz baja y rescatame

No olvides este otro, habla de una tinta sin rostro:
Las palabras vienen por mí

martes, 20 de septiembre de 2011

La vida me sonrió por unos instantes

Conocí a una chica hermosa, culta, refinada y de buen carácter,
que cautivó mi ser desde el momento en que la vi.

Indudablemente tuve que descubrir que había debajo de ese rostro tan delicado y
lo que encontre en ella, me obligo a ceder ante sus encantos.

Descubrí que lo que se hallaba dentro, hacía parecer pálida su propia belleza terrenal.

Su nombre era Isabel...

lunes, 19 de septiembre de 2011

Sueños agresivos


Quiero escapar,
quiero huir,
quiero desaparecer.
No quiero pasar la noche.

Cuando la noche aparezca,
estaré a merced de aquellos pensamientos obscuros.
¡Atacaran mi mente!

miércoles, 7 de septiembre de 2011

¡¡ Quiero colapsar !!

Es mi derecho
y no lo puedes negar.
Es mi placer
y no me lo vas a quitar.

Aléjate
o atado quedarás,
y sin alma acabaras.

Deseo caer,
deseo perecer,
deseo no existir
y deseo ser todo.

Te diré lo que hare,
pero guarda el secreto…
desapareceré.

No me sigas,
que te arrastrare conmigo.
No me busques,
que yo te encontrare.

Construiré la destrucción,
amare el odio,
y  llenare los vacíos.

Gritare
y no escucharan.
Apuñalare
y nadie sentirá.

Sonríe
solo si entiendes el miedo,
y vives para el dolor.

Pero recuerda
no mirar mi ojos,
solo encontraras
tu reflejo.

Tú sabes que
feliz a mi lado
nunca lo estarás.

sábado, 27 de agosto de 2011

Dádivas de Ángel (Escrito 3)

He me ahí a las afueras de un psiquiátrico. Uno de mis mejores amigos es médico, y al saber de una historia lo bastante inusual como captar mi atención, no dudo en hacérmelo saber. Su ética profesional se corrompió por primera vez y lo mejor es que no pudo negarse a ceder, con total de saldar una deuda pendiente conmigo. Únicamente me dio 15 minutos a solas con ella… cabe resaltar que esta vez mi objetivo fue una mujer. Hago énfasis en su género ya que nunca me había interesado en la vivencia de una dama… es decir por más que la sociedad lo contradiga, los hombres presentamos emociones más intensas aunque no con tanta frecuencia.


Tuve que aguardar horas escondido entre los escombros de un almacén, dentro de los muros que rodean al hospital. Y anticipo que nada de lo que tuve que pasar importo, desde un principio sabía que todo valdría la pena con tal de obtener una auditoria de aquella persona dueña del relato. Lo más excitante es que el hospital funge como una prisión, todos sus huéspedes han probado lo que es manchar sus manos de sangre y el hecho de saber que si alguien me atrapaba todo hubiese acabado, me dio fuerzas para arriesgarme aun más.

Espere hasta ver la señal de mi amigo y entre al hospital. Continúe recorriendo los pasillos mientras burlaba el sistema de seguridad con ayuda del médico. Seguí haciendo esto durante unos cinco minutos y cuando me di cuenta, ya estaba sentado frente a la joven mujer. Su nombre era Estefanny, y lo primero que note al verla fue el vacío en sus ojos, ya ni siquiera podía distinguir entre la realidad y los sueños solo balbuceaba con que tarde o temprano despertaría de su pesadilla. Inmediatamente reclamo un sentimiento de nostalgia en mí, yo también sé lo que es no poder distinguir la sutil línea que separa la ilusión de la realidad, y tener que estar destinado a vivir en un áspero letargo de ensueño. Pero la diferencia entre ella y yo, es que su frágil mente estaba aquejada por narcóticos, brindándole una apariencia de muerta en vida. Después de un momento dirigió su mirada fijamente a mi rostro  sin decir nada, inclino la cabeza hacia su hombro derecho y trato de ver mi alma a través de los ojos. He de decir que me sentí asechado por el frio en su mirada pero supe era normal para alguien en su condición, así que respire profundamente, retome la cordura y entonces me atreví a pedir lo que me llevo hasta ella… su historia.

Al escuchar mi petición lo primero que hizo fue preguntar qué le podría ofrecer a cambio de sus palabras, solo sonreí y le dije que le ofrecería de nuevo la vida fuera de las celdas… a través de mi escrito. Me sentí mal al principio, pero siempre he creído que el fin justifica los medios y a pesar de la culpa que me aquejo, sé que no le mentí ya que ella dentro de su demencia de verdad creyó en la vida dentro de los versos. Si he de confesar algo sería que yo también creo en que la tinta en forma letras puede llegar a tener vida… una vez fui atacado por una historia sin rostro. Cuando la chica supo la posibilidad de escapar de los cuatro muros, pude comenzar a escuchar el relato tan anhelado.

Estefanny tenía entonces 22 años, cuando su vida cambió drásticamente. Llevaba 6 meses de labor en su primer trabajo, acababa de concluir la carrera de Químico Fármaco Biología, y había terminado una relación sentimental de 5 años. Su labor era ser representante de una empresa dedicada a la creación de fármacos enfocados al sistema nervioso y dentro de una de las convenciones a las que asistía, conoció a un hombre que capto su atención… un médico anestesiólogo. El medico era un hombre de  35 años, bien parecido y con una actitud de poder. Ella no pudo ocultar la atracción que sentía hacia él, gracias a la poca experiencia que tenía en temas como este y una vez que el hombre lo percibió, comenzó a cortejar a la joven dama. Al principio ella no se sentía cómoda, era difícil dejar atrás la marca de dolor que había brindado su pareja anterior, entonces tuvieron que pasar algunas semanas para que decidiera dejarse cortejar por el romántico hombre. Le agradaba recibir los detalles que encontraba del apuesto pretendiente, pero ella sabía que tarde o temprano tendría que afrontar la decisión de continuar al siguiente paso o no. Trato de evadir este pensamiento y así continuo durante meses, únicamente regalándole en ocasiones un beso en la mejilla como recompensa.

Un día Fernando el apuesto pretendiente invito formalmente a Estefanny a una cita, y ella no tuvo más remedio que aceptar. Una vez en la cita el hombre se portó increíble, realmente fue un caballero tanto así que Estefanny había tomado la decisión de comenzar a compartir su vida con él, es decir después de todo ya se había ganado una oportunidad. Comenzaron a brindar y la chica comenzó a beber demás gracias a la alegría desenfrenada que sentía, su acompañante no se sintió cómodo con eso y pidió amablemente a la joven que parara de beber. Ella un poco molesta por el comentario, tuvo que reflexionar y se dio cuenta de que aquel hombre de verdad se preocupaba por su bien estar y cayo aún más perdida en el amor por él. Después de que las horas transcurrieran a través de un platica amena, Estefanny le pidió que la acompañara a casa por unas cosas y después podrían salir a bailar. El hombre un poco indeciso termino accediendo por las insistencias seductoras de la joven, y así fue que en un par de minutos se encontraban dentro del departamento el cual estaba muy cerca del restaurante.

El joven insistió en esperarla afuera de la casa, mientras ella entraba por sus cosas y después poderse ir rápidamente a algún club, pero ella no acepto la idea con agrado y comenzó a presionar al hombre a entrar a casa. Una vez dentro ella ambiento el lugar con un poco de música ligera y sirvió un par de tragos más, él nuevamente no quiso aceptarlos pero ella pidió de favor que solo brindaran una vez más antes de partir… lo que el hombre no sabía es que Estefanny había alterado la bebida con una sustancia desinhibidora. Después de unos minutos de haber ingerido la bebida, esta tuvo efecto haciendo que el hombre perdiera la cordura… así que se dejó caer ante la seducción de la hermosa chica. Estefanny danzo de un lado a otro suavemente, aumentando a propósito el deseo del hombre, comenzó a hablarle sutilmente al odio y a morder ligeramente sus labios, mientras desabrochaba su camisa. Era de esperarse lo que continuaría… pero sin embargo sucedió algo que no era predecible.

Estefanny y el hombre se habían despojado de toda su ropa, y entonces fue cuando ella entendió lo que había provocado. La culpa ataco a la chica sin experiencia en amor, ya que nunca lo había hecho de nuevo desde aquella primera vez. El hombre sin darse cuenta de lo que paso por la mente de su amada, siguió tocándola y besando su cuello con delicadeza una y otra vez. Ella lo único que hizo fue colocar la mano en el pecho del hombre y lo empujo. Él inmediatamente se sorprendió quedándose estático unos segundos… analizo la situación y entonces entendió que la chica se había arrepentido. Simplemente no pudo aceptar la idea del rechazo a estas alturas, así que el odio se apodero de él y solo deseo continuar sin importarle lo demás. Tomo fuertemente las muñecas de Estefanny y le giro los brazos por detrás de la espalda, sometiéndola en el suelo. Ella comenzó a gritar fuertemente pero fue en vano, parecía que el hombre estaba poseído, había dejado salir aquel animal que todos llevan dentro, cumpliendo sus mas bajos instintos con euforia. A pesar de tener un cuerpo bastante atlético ella no pudo hacer nada contra aquel hombre maduro, y esta vez su belleza tampoco pudo ayudarla. El dolor y la impotencia fueron insoportables para la inestable chica, tanto que su cuerpo no pudo soportarlo y la dejo desligar su mente de lo físico, permitiéndole refugiarse en un lugar donde nada podría tocarla.

Una vez que el shock abandono el cuerpo yacente de la joven, supo que tenía que hacer algo. Levantó su cuerpo desnudo del frio suelo, se dirigió directamente a un buro en su cuarto y tomo una de las jeringas que había guardado para una ocasión especial. Regreso con paso firme y con la mirada perdida hasta la sala, donde aquel hombre sentado en un sillón aún se vestía. Ella lo miro fijamente por la espalda, camino despacio disfrutando el momento, y aprovechando que sus pies descalzos no delataban las pisadas incrusto fuertemente la jeringa dentro del cuello de aquel monstruo, vertiendo así todo el contenido de esta. El hombre reacciono bruscamente, pero no fue suficiente para evadir la anestesia que ella había incrustado en su cuerpo. Una vez que la bestia cayo inconsciente al suelo, ella se recostó en el piso sobre su piel desnuda y se dejó perder de nuevo en un shock… tuvieron que pasar unos minutos para que volviera en sí. Una vez que fue dueña de sus acciones, decidió que no quería pensar en lo ocurrido y fue a tomar un baño, el hecho de sentirse sucia no la dejaba estar tranquila.

Al salir del baño se vistió lentamente, aun sin estar segura de la decisión que tomo dentro de la regadera. Termino de vestirse, respiro fuertemente, tomo dos jeringas más de su buro y camino de nuevo hacia la sala, llego ahí y observo fijamente el rostro de su agresor para después escupir en este. Fue entonces cuando se dio cuenta que no había marcha atrás en su decisión e incrusto ambas jeringas a la vez, vertiendo de nuevo todo su contenido. Para cuando las jeringas habían cumplido su propósito, ella ya estaba aún más destruida que cuando comenzó a hacerlo. Por primera vez en su vida había presenciado una muerte, y aun peor ella había sido la asesina.

Decidió tomar la vida de aquel hombre por la culpa que sentía hacia sí misma, bien se dio cuenta que pudo evitarlo de varias formas pero ya era demasiado tarde, así que aquella vasca debía pagar. Cuando las cosas se calmaron realmente se dio cuenta de lo que acababa de hacer. Eran las 11:30 pm y sabía que lo primero que tenía que hacer era desaparecer el cadáver, así que tomo el teléfono y llamo a su mejor amigo, quien trabajaba en la morgue de un hospital. Su amigo se sentía aún más nervioso que ella pero no pudo negarse a las palabras de su amiga… debían desaparecer el cuerpo.

Cuando llego el amigo a casa, Estefanny ya había envuelto en plástico al hombre. Empezaron a cargar el cuerpo a través de los pasillos y escaleras del edificio hasta llegar al auto. Subieron la evidencia al asiento trasero y Oscar el mejor amigo, condujo directamente hasta el hospital sin cruzar palabra alguna con Estefanny. La presión podía sentirse en el aire, el nerviosismo los acompañaba y la culpa indudablemente los apuñalaba sin tregua. Así que Oscar comenzó a conducir más rápido cada vez, ignoraba las señales de tránsito y pasaba los semáforos sin detenerse. Estefanny no presto atención en él pues estaba tan cegada que solo quería eliminar al cadáver y acabar con sus problemas al fin. Una vez que se incorporaron a una vía rápida la lluvia se hizo presente pareciendo que el cielo quería soltar sobre ellos toda su furia. Oscar apenas podía ver a través de la lluvia y fue obligado a disminuir la velocidad. Cuando Estefanny se dio cuenta de que iban más lento comenzó a presionarlo para que aumentara la velocidad, él prefirió ignorarla pero era casi imposible. La presión aumentaba conforme pasaba el tiempo, y de pronto justo saliendo de la vía rápida el auto derrapo hasta colisionar con un árbol.

Después del choque la primera en despertar fue Estefanny, analizo la situación y se dio cuenta de que afortunadamente habían disminuido la velocidad, así que el impacto no había sido muy fuerte. Miro el auto y solo se dañó un poco la parte frontal, después giro su vista a su amigo y vio que se había golpeado la cabeza con el techo… estaba inconsciente. Recapacito las cosas y volteo a ver al cadáver, que ya estaba en el suelo del auto. Al analizar la situación, de nuevo la crisis se reclamó sus pensamientos y lo único que pudo pensar fue seguir conduciendo hasta el hospital, así que movió el cuerpo de Oscar y lo puso en el asiento donde ella venia sentada. Una vez que lo coloco en su lugar comenzó a dirigirse hacia el hospital.

Llegaron al hospital mientras la fuerte tormenta que ocultaba sus pasos. Oscar despertó oportunamente al arribar e inmediatamente reconsidero las cosas, fue entonces cuando se dio cuenta que no era buena idea desaparecer el cadáver. Estefanny eufórica grito sobre su rostro replicando fuertes palabras que fungieron como órdenes “No llegue tan lejos para que te arrepintieras ahora, vas a bajar y cargaras conmigo el cuerpo hasta el horno. Estas tan hundido en esto como yo” él solo pudo bloquear sus pensamientos y reacciono ante las ordenes de la dama. Al llegar al punto de control Oscar mostro el rostro y el policía del hospital abrió las rejas permitiéndoles el paso.

Arribaron a la sección de descargas y entonces la parte trasera de auto fue abierta por Oscar desesperadamente. En seguida comenzaron a llevar el cuerpo hasta su destino. El cadáver parecía aún más pesado que cuando lo subieron al auto… “tal vez ahora también carguemos con la culpa” fue lo que Estefanny pensó. Ella ignoro sus pensamientos y continúo cargándolo junto con su cómplice por los pasillos traseros del hospital, hasta escuchar la risa de alguien dentro de la morgue. El pánico se apodero de ambos, ya que se suponía que a esas horas y con la lluvia intensa nadie estaría dentro de la morgue. Oscar decidió entrar solo a la sala y se encontró con su compañero mirando una película, quien había decidido quedarse en guardia con tal de no salir por la lluvia. Inmediatamente Oscar intento persuadirlo a retirarse a una recamara dentro del hospital donde podría dormirse y que él cubriría la guardia, con tal de que su compañero descansara. El compañero no acepto la oferta, pues quería terminar de ver la película. Al escuchar esto Oscar comenzó a ser más insistente causando sospecha en él, este comenzó a preocuparse y entonces cayó al suelo. Fanny había golpeado su cabeza con una vara de metal, haciendo fluir un rio de sangre a través de la herida. Oscar cayo en shock al ver como su compañero se desangraba lentamente desde el suelo, entonces ella lo señalo firmemente con su dedo diciendo “No perderé más tiempo, acabemos esto de una vez”.

De nuevo tomaron el cuerpo del doctor el cual pesaba cada vez más, y lo llevaron hasta el horno. Oscar ya no quería continuar pero la joven se portó hostil, obligándole a realizar lo que ella deseaba. Oscar siguió las ordenes como una fiel mascota, hasta que estallo desafiando las palabras de su dictadora “No lo haré” fue todo lo que dijo. Ella fijo su mirada en él, tomo la vara de metal en el suelo y blandió con esta, esperando un cambio en la decisión de su víctima. Él supo en ese momento que debía actuar, pero cometió una gran estupidez… corrió hacia la puerta, exponiendo su espalda. Indudablemente fue golpeado fuertemente con la vara de metal, justo en la cabeza.

Estefanny se perdió aún más entre la confusión y el desorden mental. Se dirigió de nuevo hacia el cuerpo del doctor y trato de subirlo hasta una plancha para poder meterlo dentro del horno. El cadáver caía una y otra vez al suelo ya que pesaba demasiado para ella, entonces comenzó a desesperarse cada vez más. Se frustraba como el cuerpo resbalaba de sus manos y no podía colocarlo en la plancha, estaba harta y solo quería terminar. Entonces escucho como la puerta de la morgue fue abierta… al girar miro a dos policías acompañados por Oscar, quien aprovechando la distracción de ella se había logrado levantar del suelo y correr por ayuda. La idea de ser detenida no la agrado a la chica, esta vez tomo un bisturí cercano a sus manos y ataco a los policías… sin éxito.

Su relato me cautivo indiscutiblemente, pero debo aclarar que ella no es la persona por quien comencé este escrito. Esa persona fue Ángel mi amigo el médico. Él trato de ocultar sus deseos porque yo conociera a la chica, diciendo que así pagaría una deuda. Siempre supe que no corrompería su ética tan fácilmente, la chica estaba destinada a la lobotomía. Él es el único médico que no pierde la esperanza en Estefanny, es por eso que me pidió tratar con ella… soy la única persona que él conoce, que pudo levantarse desde la demencia. Creo firmemente en que la chica puede salir del áspero letargo, yo caí aún más bajo y me levante.

Escribí esto porque la esperanza en los ojos de mi amigo logro tocarme, es lo demasiado noble como inclinarme ante esta. Las dadivas que él ofrece a la vida, hacen que su aura brinde la luz necesaria para que las personas perdidas en la oscuridad puedan refugiarse.

Un ángel cree en ti aunque tú lo hayas dejado de hacer.

miércoles, 24 de agosto de 2011

La carta del sentir oculto

Es verdad, estoy enamorado de ti. Desde la primera vez que te vi he intentado decírtelo, pero no encontré rosa alguna digna de ti, así que tuve que hacerte una de papel. Sin ti solo soy un cadáver que desea sentirse vivo a tu lado… créeme que esta maldita espina se ha estado incrustando más y más en mí, por eso hoy decidí decirte todo.

No exagero al decir que tu luz es la razón de mi existir, pues me he sumergido tan profundo en este amor que ya no puedo dejar de pensar en ti. Simplemente no hago otra cosa que idear como compartiremos juntos la vida. Contigo quiero disfrutar el vivir, algo como sentarnos frente al mar  y admirar una puesta de sol, tal vez mojarnos bajo la lluvia o solo recostarnos bajo un árbol juntos disfrutando de la compañía del otro.

Confieso que moría de ganas por que este día perfecto llegara, en el que supieras todo lo que siento por ti y te advierto que si lo decides empezaras a tener los mejores días de tu vida. Otra cosa más ¡Por favor sonríe justo ahora! que me fascina cuando lo haces, y bueno antes de despedirme solo me queda algo más que decirte: Voltea detrás de ti mi niña.


miércoles, 3 de agosto de 2011

Léelo en voz baja y rescatame

Ya no quiero seguir, pero no le importa. Únicamente quiere que termine de escribir, sus oscuras intenciones me consumen. Desea sin objeción que mis palabras sean plasmadas en letras, no hace otra cosa más, que obligarme a llegar al final.

Si estás leyendo esto, te pido ayuda incondicional. Por favor quema todo que suplico acabe, y si perezco entre las llamas te aseguro que será mejor que seguir inmerso en su tinta.

Me mantiene ahogado entre las líneas, y no permite que toque más allá del marco que ha asignado. La vida me ha sido arrebatada puesto que me he sometido sólo a órdenes. Fui condenado a ser una maquina creativa, a ser sólo un simple lienzo al cual se puede marcar con un simbolismo.

Si estás leyendo esto, te imploro ayuda inmediata, destruye mis ataduras como sea. Si el fuego no funciona el agua seguro lo hará, esta depurara con su corriente todo rasgo existente, no me importa si inundo mis pulmones con tal de liberarme.

Tú que puedes asesina al opresor. Recuerda actuar mas nunca reaccionar y tampoco transcribas lo que piensas o harás que se anticipe. Pero lo más esencial que debes saber, es que la forma más directa de acertar el daño… es a través de mí.

Mátame si es necesario.








---------------------------------------------------------------------------------------

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh


Escribi esto inspirado en mi historia principal llamada caras sin rostrooooooooooooo. Es una metafora de que de verdad la historia me ataca... técnicamente si es dificil escribirla por que toca muchos instintos y emociones en mí. Pero bueno tranquilos.


Hago la aclaración explicita, de que no estoy de emo ¬¬ cuidense y gracias por leerme.

jueves, 14 de julio de 2011

¿Puedes responderme?

¿Cuánto tiempo más?
Podre admirar el abismo
a través de tus ojos.

¿Cuánto tiempo más?
Me dejare caer en este,
con tal de rescatar lo que eras.

¿Cuánto tiempo más?
Te detendré entre mis brazos
para no dejarte en el pasado.

¿Cuánto tiempo más?
Abrazare el vacío,
esperando obtener algo que no quiero.

¿Cuánto tiempo más?
Seguiré adentrándome en la oscuridad
hasta ya no poder volver.

¿Cuánto tiempo más?
Seguirás sin escucharme
hasta que ya no quiera hablarte.

Cuanto tiempo… ¿Cuánto tiempo más?
Mirare fijamente mi rostro en el espejo mientras le grito,
antes que me atreva a tomar la decisión de destruirlo.

Me seguiré alimentando con tu azúcar envenenada.


jueves, 30 de junio de 2011

Bellas palabras del corazón (Feat Rubí)

-Si realmente me amas, déjame ser libre y decidir estar contigo solamente.
-Yo te adoro más que a mi propia vida y lo sabes... ¿Qué tanto lo haces tú por mí? Que no me permites exponer tan inmenso amor. He de decir que no te quiero atado a mí, cuando tengo miedo de no merecerte.
-No permito que nuestro amor sea expuesto, por miedo a que se ensucie con aquellas impurezas terrenales. Lo nuestro está más allá, donde no puede ser tocado por nadie más que nosotros. Me he encargado de refugiar lo nuestro para que nada ni nadie pueda tocarlo.
-Ahora lo comprendo, y debo decir que es tan grande este sentimiento q no encuentro la manera de expresarlo, tanto así que quisiera hacer a todo el mundo sea participe de mi felicidad. Incluso de manera picara, causar envidia al universo por ser la dueña de tu corazón. Confieso que es grandioso sentirme parte de aquel hermoso rostro que posees… a pesar de que sé que no me pertenece.
-No se trata de un simple rostro terrenal, ya que solo soy un humilde celoso enamorado de ti. El compartir mi esencia con aquellos sucios solo mancharía mi alma la cual decidí entregarte, es por eso que me guardo con recelo para ti. De no ser así todo desaparecería lentamente, siendo consumido por aquellas almas vánales tratando de llenar el vacío interior que les aqueja, con aquello tan hermoso que he creado para expresarte mi amor.
-Entonces perdona, que me he dado cuenta hasta ahora de lo estúpida que soy. Sigo siendo una vil mundana que se deja enviciar por el ambiente de la gente común que nos rodea. ¿Acaso podrías disculpar a esta pobre terrenal? Me cuesta trabajo creer que no arruinare la magnificencia de este amor. Simplemente creo que los humanos, no estamos hechos para amar de manera angelical.
-¿Angelical? Lamento decir que esa palabra no describe realmente lo que siento por ti. Mi amor solo puede describirse así mismo de manera astral, donde todo se rige por leyes puras sin juicios sesgados. Aquellos ángeles traicionan, bien es relatado en los pasajes bíblicos escritos por un mismo Dios. Lo nuestro no tiene mancha alguna y así siempre he deseado que siga siendo solo para ti. Tú eres la única digna de mis pensamientos.
-Te declaro culpable de haberte convertido también en el dueño de mis pensamientos y no solo eso, indudablemente estas inmerso en mis sentimientos, en mis acciones, en mi forma de vivir y ahora en como veo el amor. ¿Entiendes lo que digo? No encuentro mejor forma de expresar lo que siento, y aun así creo que las palabras descritas quedan cortas expresando este sentir. Parece que solo estoy destinada a estar a tu lado, y que tú seas esa inspiración que necesito para seguir. Si es que no tendré una vida a tu lado, ya no desearía vivir.
-Yo también encuentro las palabras muy cortas al expresar esto que siento por ti, has llegado en mi a un punto más allá de lo que siempre imagine sentir por alguien. Mis acciones siempre han sido ofrecidas a ti mi musa ya que no puedo hacer nada, sin antes pensar en cuando me acercaría de nuevo con mi amada. El simple hecho de saber que eres real y que puedo encontrarte no solo dentro de mis pensamientos, me alimenta para seguir vivo ante un mundo hostil, que reclama que abandone la idea de estar contigo nuevamente. 
-Te comprendo totalmente y es que a veces esto parece un sueño... un sueño q brinda una enorme felicidad y una inmensa paz. No debes preocupar por nada, nuestro amor esta sellado y confirmado, desde aquella primera mirada llena de curiosidad  del uno por el otro, desde esos abrazos que expresaban más que un cariño sincero, desde aquel beso inocente que pareció ser eterno. Aun no creo poder haber encontrado sin más adjetivo, el más puro amor.

-Yo sueño con compartir de nuevo un momento como aquella vez que estuvimos juntos debajo de los árboles, teniendo como únicos testigos las nubes quienes decidieron ocultar nuestro secreto, demostrando así su simpatía con nuestro sentir mutuo. Juro que viviré solo para ti y que no existirá objeción en mí, que sea capaz de generar duda en mi amor. Volare entre las nubes más altas siempre detrás de ti. Volaremos tan alto que olvidaras lo que es el suelo.
Únicamente me atrevo a pedirte una única cosa… no me dejes caer.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...