Mostrando entradas con la etiqueta Portafolio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Portafolio. Mostrar todas las entradas

viernes, 13 de enero de 2017

Oscuro reflejo

Siempre pido un descafeinado cuando me refugio en la cafetería. Una vez por semana de 7 a 8 de la noche, me gusta mirar mi reflejo en el café. Lo contemplo antes de beber un poco y luego escribo lo que vi en él... las hojas en mi libreta ya guardan bastante de lo que he mirado allí.

Yo, me pierdo y recuerdo, hallo todas las memorias entre mi caos ordenado.

Foto de lista con cosas por hacer para cambiar mi destino
"Lista de destino"

viernes, 23 de septiembre de 2016

Nunca dejas de danzar

Y yo lo hice igual, dancé con mi pluma por encima del papel. 
Cada paso lo convertí en una letra, 
plasmé sus huellas como se habrían marcado sobre la arena del mar.

Mi coreografía inspirada en la obra de un hombre y su retrato, 
nacida en sus dedos que danzaban a través del piano.

Sí. Es por Wilde que entendí nunca dejas de danzar, 
sólo lo haces con distinta parte del corazón.


jueves, 10 de diciembre de 2015

No soy escritor

Entre libros no vivo, entre letras deambulo.
Compiló caracteres sin sentido, 
los brindó en esas frases repletas de acepción.

No trazo las mentiras, genero fantasías. 
Si de verdades usualmente hablo quien me lee ya no las cree. 
Carezco de creatividad, con una realidad tan retorcida 
lo cierto en mí no aplica más que en la ficción de ti.

Fui falsedad. 
Derrotero carente de un destino claro. 
Profeta apócrifo que se atribuía la guía
hacia la redención interna.

Nunca eduqué, sólo mostré. 
De mí se aprendió poco o al menos lo que no hay que ser. 
Eso fui, ahora no más.

Cuando mis letras hablan los demás callan. 
Con poco ego o sin mucha estima, 
me lee quien se aburre de su vida.

Si se embisten con mi obra, lo sienten agresión 
cuando no estuvo designada en ellos. 
No lo busco para quien lo siente lo narro para mí.   

viernes, 30 de enero de 2015

Viejo, nuevo, prestado y azul

Siempre me pierdo mientras imagino cómo sería vestir mi propio dedo corazón. Aunque por la vida que llevo, nadie me toma en serio.

¡Pero qué va! en fin sólo es un viejo sueño ¿no?

Ahora lo que importa es que soy buena fingiendo ser. Anda, dime si cuando me miras no sientes la sangre forjando tu firmeza. Soy todo lo que no harías a tu prometida. Yo soy tu nueva fantasía.

Y justo es tiempo de tus rodillas al suelo poner, muestra respeto a la identidad que tomé prestada. Fija tus ojos en mí, repara en detalles, pues me observas en ese vestido blanco que ella usara en la boda, el cual por cierto aún no debías conocer.

Toca mi cuerpo con tus manos, se agresivo, ve directo pero házmelo arropada. Gírame, ponme en cuatro, expón mis glúteos al aire y cuando comiences a romper mis paredes con tu ariete, arrebata la liga azul que cubre mi pierna. No la querrás sentir más, que al terminar con lo que haremos... la fidelidad ya no te hará sentido.

Liga sexy y azul de vestido de novia para boda
"Liga azul de novia"

domingo, 14 de julio de 2013

Amante de ti

Corro a tu encuentro en nuestro lugar especial, aquel escondido entre los vinos de jerez. Al llegar, te
 hallo oculta ante la tenue luz de la habitación. Luces tan bien, tan pasiva, tan sensual, aguardando allí
 en silencio por mí.

Sin decir nada, me acerco a ti y acaricio suavemente tu esbelto cuello. Después, a través de un ligero
 sonar me invitas a deleitar lentamente el momento, y yo sin objeciones sucumbo a tus encantos, pues
 adoro todo en ti.

Adoro el color de tu piel, tan cristalina y caoba, aun mejor que el de la miel. Adoro tu suave aroma, ese
 perfume tuyo cual ahora es mi idioma. Adoro tu dulce sabor, el mismo libar delicado retenido en mis
 labios con fervor.

Y con sutiles palabras que recaen en fanatismo, defino a cada virtud de tu existir como una 
provocación abocada a mi sentir, que, inexplicablemente, eso de ti inherente a la pasión me enamora
y me incita... a serle infiel.


sábado, 6 de octubre de 2012

Prisión de notas

Esa pieza no dejaba de sonar en mi cabeza a pesar de nunca antes haberla escuchado. Parecía tener vida propia, retumbaba una y otra vez con mayor intensidad. De pronto, la respiración comenzó a faltarme, conforme corría el tiempo se hacía más difícil retener el aíre en mis pulmones. Mi vista se nublaba, mis sienes y mi corazón palpitaban agresivamente. Fue inevitable lo que sucedió, apenas pude dar unos cuantos pasos más y me desvanecí frente a un pórtico.

Desperté y ella estaba ahí, justo delante de mí la más prestigiosa pianista. Me sonrió con ternura y pronunció en mi oído “te estaba esperando”. Una sensación paralizante se apoderó de mí, no supe qué pensar. En seguida ella me levantó para después colocarme frente a su piano y me dijo “toca, yo te diré las notas”.

Por extraño que fuera, comencé a seguir sus instrucciones. Plasmé cada nota que sus labios reclamaron hasta convertirlas en la más hermosa de las sonatas. Quede maravillado, era la misma melodía que retuve en mi mente, entonces supe que tendría que ser mía. Sin mayor preámbulo ella ofreció obsequiármela pero antes, necesitaba estar segura de mi compromiso con la pieza. Hicimos un pacto. . .

Dibujo de nota musical con colores de fondo

sábado, 15 de septiembre de 2012

Ya nadie me lee...

Todos han dejado de leer mis palabras, ya nadie se toma el tiempo para pensar en por qué aún escribo. Ni se preocupan por criticar lo que corre en sus mentes mientras están frente a mis textos. Ya no los leen.

Con prisa inconscientes egoístas, deambulan sin prestar atención, no dejan más momentos dedicados para saber qué son mis letras. Les es irrelevante saber que me motiva a escribir. Sí... esa es mi realidad, a mis textos ya nadie los lee.

Ya no los leen, ahora, sólo los sienten. Sonríen y lloran, intentan amar tan intensamente como los protagonistas, dejan a un lado que es una lectura. Se toman la libertad de ser parte la historia, besan con la misma energía, perciben los aromas, degustan el dulce sabor de los labios azucarados.

No se preocupan por lo que en su mente pasa, no les preocupa, mejor guardan silencio, entonces escuchan a su corazón. Los acelerados latidos, el calor de la piel, los suspiros robados, únicamente eso cautiva su atención.

Hermosa naturaleza de mi lector, ser el protagonista en cada una de las historias, entender que realmente son ellos de quien hablo que lo que cuento es parte de su vida. Yo simplemente se los hago recordar.

Y, aunque no te interese saberlo, esa es la razón por la que escribo. Siempre escribo para ti…




jueves, 2 de agosto de 2012

Benevolencia no de humanos

Justo antes de caer sin retorno, sucedió algo que le devolvió esa ilusión que había dejado morir.



-No tengas miedo, que estoy contigo.- fue lo que él dijo a través de su reverencia.



-¿Cómo puedo confiar en ti?- ella respondió temerosamente mientras miraba hacia el cielo.



-Soló hazlo... - y después de sus palabras, únicamente el silencio se hizo presente.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...