lunes, 25 de junio de 2012

* Besos de azúcar (Erotismo - labios rojos)

Marcelle miró de frente a su novio. Su tierna mirada se fijó justo en los ojos de él, pues después de tantas lágrimas y risas compartidas, al fin estaban listos. Sus estómagos revoloteaban, la sangre invadía sus labios, ambos exhalaban irregularmente. Hoy caían dos años del momento del sí, y su relación sólo había mejorado con el paso del tiempo. Eran una pareja única.

Ella tomó la iniciativa con el primer beso, y él continuó con caricias en su rostro. En seguida la joven enamorada fue cubierta entre los brazos de su chico. Una mano corrió por debajo de su brazo izquierdo, para terminar rodeándole la espalda hasta tocar su cuello. La otra cubrió su espalda baja, y se limitó a postrarse en la parte izquierda de su cadera.

Tras tocarse los labios entre si, comenzaron a danzar las sutiles notas desprendidas del aire; quien inequívocamente tocaba su canción. Murmuros corrían por sus oídos, poesías se deslizaban entre su piel, todo al mismo par de hacer especial ese instante. Fue ahí, cuando aquellos afectuosos besos ya no eran suficientes, ahora querían realmente unir sus almas.

Los dos andaban sin saber lo que vendría, que nuevo para ambos sería pues deseaban dejar de ser niños, jugaban a juntos ser grandes. Entonces sin preámbulo, comenzaron lentamente a despojarse de sus miedos, tela tras tela descendían hasta sus pies ya descalzos. Y las caricias, sustituyeron el calor de sus ropas, ahora estaban mejor cobijados.

Se tomaron de las manos, caminaron hacia el cuarto, y sobre la cama se cayeron. Sonrientes permitían correr la noche sin prisa, esta, ya les pertenecía. Más allá de sólo perder el pudor, ellos se abrazaban principalmente, amaban sentir por primera vez el roce de su piel desnuda, pero lo que más disfrutaban, era el hecho de estar con quien amaban.

Sus ojos cerrados casi siempre se hallaban, no querían distraerse con ellos, pero cada vez que uno los abría, el otro no tardaba en hacerlo también para interceptar su mirada. Así tímidos, tiernos e ingenuos subieron la temperatura, sus besos dejaban de ser inocentes paulatinamente. Se hacían más fuertes, más intensos, tenían deseos por llegar más lejos del sabor azucarado de sus labios…


7 comentarios:

  1. Dio me he proyectado, buena redacción hombre :)
    Corvino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco he ido mejorando mi redacción, tal vez algún día puedas leer algo mío publicado en papel. Por lo menos podras decir que estuviste ahí, desde que mi vocabulario no iba más allá de 50 palabras y además mal conjugadas .Saludos Corvino

      Eliminar
  2. Felicitaciones por tu texto. No reparo en la redacción sino en el contenido. Felicitaciones.

    Un abrazo y te invito a visitar mi casa

    Luis Carlos

    Saudades da volta

    ResponderEliminar
  3. Guau, por casualidad, llegue a tu blog y me encanto lo que escribiste en este fragmento.
    Invita claramente a querer saber mas, a querer continuar leyendo; y eso es lo que un escritor necesita. Encuentro tu redacción interesante, admito que me mantuvo enganchada desde las primeras lineas.
    Éxito en lo que te propongas ^-^ y continua escribiendo.
    Saludos. . .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. En especial las tuyas me cayeron de bastante agrado, pues ya casi nadie me ha leído.

      El escrito que acabas de leer marca una pauta muy importante en mi desarrollo como escritor, es lindo saber que te gustó.

      Bienvenida a mi blog, ojala puedas encontrar más cosas de tu agrado :). En lo que te pueda ayudar, aquí andamos.

      Saludos de vuelta.

      Eliminar
  4. Bitter_moon
    Entonces sin preámbulo, comenzaron lentamente a despojarse de sus miedos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miro detrás, lo que he transcurrido. Miro los textos que dejé a mi paso, atiendo las diferencias sobre lo que hoy en día escribiría en su lugar. Mi voz es distinta, muy distinta ahora y sin embargo justo la frase que citas aún podría encontrarse en mi vocablo. Gracias por compartir tus palabras :)

      Eliminar

Usa tus palabras. Derriba mi orgullo o acrecienta mi ego, no importa, ambos resultados alimentarán mis ansias por escribir.

No me hables de aquello que ya sé o de eso que crees deseo oír. Hazme saber qué sentiste al leer cada párrafo, dime la forma en que mis letras lograron tocarte.

Y si acaso te domina la duda por saber qué es lo que pienso, no preocupes, siempre voy a responder tras leerte.

Capta mi atención... ¿puedes?.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...